Menos es más

Manuel Cerón opina en mi post anterior que la calidad de las interfaces de usuario de las aplicaciones en la web no es aceptable. Para Manuel, estas interfaces no son ni siquiera comparable a las que tenían las aplicaciones de Windows 95. Siguiendo esta idea, lo ideal sería tener interfaces avanzadas unidas a las ventajas de la web (ubicuidad, propagación automática de mejoras, etc). La popularidad de las aplicaciones web hoy en día se explicaría no gracias a su ergonomía sino a pesar de carecer de ella.

Esta es mas o menos la misma idea que motivó la creación de los applets de java hace ya cerca de 15 años y que está detrás de productos como silverlilght o flash. El objetivo mas o menos explícito de estas tecnologįas es reemplazar a la web como plataforma de aplicaciones por algo igual de conveniente pero con mejores interfaces de usuario.

Creo que calificar las interfaces de usuario en la web de pobres es algo simplista. La razón es que para una gran categoría de aplicaciones, tal vez la mayoría, las interfaces web no son solo suficientes sino óptimas. Esto puede parecer raro, así que intentaré explicar por qué lo creo así.

Las aplicaciones web estan restringidas a un pequeño numero de elementos de interacción con el usuario y a su comportamiento estándar. Basicamente, texto, imágenes, enlaces, campos de texto, menus y botones. Por otro lado, las tecnologías generales de creación de interfaces de usuario permiten crear virtualmente cualquier tipo de componente visual y  de interacción imaginable y frecuentemente incluyen un gran numero de componentes predefinidos mas o menos sofisticados.

En teoría si una tecnología “puede lo más” también “puede lo menos” y deberia preferirse. La realidad es mas complicada. Las interfaces HTML no solo permiten hacer casi todo lo que necesitan la mayor parte de aplicaciones gráficas sino que además su sencillez tiene beneficios secundarios como el que:

  • La curva de aprendizaje para usarlas sea muy baja.  No se requiere entender muchos conceptos.
  • Las aplicaciones sean mas robustas.

Por supuesto, hay categorias de aplicaciones  para las cuales HTML no es suficiente. Creo que esta categoría de aplicaciones se restringe principalmente a las aplicaciones cuya función principal es interpretar pequeños gestos del usuario como operaciones de edición. Me refiero a programas como editores de texto o  programas de edicion gráfica. Los juegos son otra categoría que también escapa al rango que cubre HTML, pero los juegos son una categoria de software especial en muchos otros aspectos.

Muchas de las limitaciones de la web como plataforma de aplicaciones están desapareciendo a medida que la velocidad de las implementaciones javascript mejora y que el soporte a nuevas maneras de enriquecer las interfaces web se hacen comunes entre los navegadores. Sin embargo creo que la continuidad del exito de la web como plataforma de desarrollo de aplicaciones ni siquiera depende de esas mejoras. A veces, menos es más.

Por qué no creo que el iPhone, el iTablet y la AppStore sean la plataforma del futuro

Los programas de computadorse se escriben para una plataforma determinada: windows, macintosh, linux, la web, etc. Plataformas como Windows y Mac OS están bajo el control total de sus fabricantes. Esto hace que los desarrolladores de software y los usuarios que deciden usar estas plataformas se ponen a si mismos en una situación de dependencia frente a aquellos que las controlan.

Una de las grandes ventajas de la web como plataforma de software es entonces el hecho de que no hay un único amo que la controle. La web es abierta, las reglas del juego son las mismas para todos. Si Microsoft decidiera cobrar por el uso de Internet Explorer, los usuarios podrían pasarse facilmente a Firefox. Si gnu/linux resulta un ambiente dificil para programar aplicaciones web, los desarrolladores pueden desarrollar en Macintosh o en cualquier otro sistema. Nadie depende de nadie. Todos dependen del respeto a las reglas de base, que son públicas, sencillas y estables. Aunque hay muchas otras ventajas que hacen de la web una plataforma atractiva para desarrollar software, es este aspecto social el que en mi opinión asegurará su ascenso como la principal plataforma de software en el mediano plazo.

Es por esto que la fulgurante popularidad del iPhone y el AppStore son en mi opinión un accidente histórico que no durará mucho. El control de Apple sobre el iPhone es aun mas tiránico que el que Microsoft nunca tuvo sobre Windows: Apple controla no solo cómo funciona la plataforma sino que aplicaciones se pueden escribir para ella, la única tienda en la que se pueden vender y las únicas herramientas con las que se pueden desarrollar. Solo la singular excelencia técnica del iPhone y la enorme distancia con competidores mas abiertos le han dado al iPhone el exito que tiene como plataforma de software. Pero es seguro que los competidores llegaran.

La necesidad de un aparato de ese tamaño, capaz de correr aplicaciones sofisticadas y con una buena calidad gráfica existe, eso es claro. Yo apostaría por el Google Nexus o algun clon basado en aplicaciones web. En su forma actual, el iPhone está condenado a volver al nicho de lujo de donde solo escapan los productos de Apple de vez en cuando.

Nuevo blog

Bienvenidos a mi nuevo blog. Este fué mi último post en mi antiguo blog. Preparense a recibir más de lo mismo: frecuencia de publicación variable, escritos superficiales sobre internet, tecnología, política, cultura, arte, literatura, cine y otros temas de interés general.

Powered by WordPress. Designed by Woo Themes