Dianética, Brexit, Hubris

Cerca a mi lugar de trabajo queda una sede mas o menos grande de la Cienciologia. Por fuera parece una librería, hay vitrinas que dan contra la calle St. Joseph exponiendo los libros de ese grupo. Hoy pasaba por ahí y un muchacho me entregó un volante invitando a una charla sobre la historia de La Dianética, uno de sus libros fundamentales. El lema de la conferencia (o del libro, no sé) es “El poder del pensamiento sobre el cuerpo”. Pensé que el tema del poder del pensamiento sobre el cuerpo debe ser el tema mas viejo de la humanidad, que debe ser una virtud de quien sabe cuantos sistemas filosóficos y el sujeto principal de la mayoría de los libros de auto ayuda que hay en el mercado. Sobre todo pensé que es un anhelo de la humanidad más vigente hoy que nunca, en estas épocas en las que poca gente siente que tiene algún control de verdad sobre sus vidas. La mente, en su incapacidad de influir de manera significativa en un mundo que le es incomprensible, como es su función principal, se repliega a intentar controlar el último terreno que parece controlable. A como dé lugar.

Algo interesante con respecto al Brexit es la dificultad que hay para ubicarse dentro de la narrativa izquierda / derecha de la discusión política tradicional con respecto a ese tema. Si bien el campo pro Brexit atrajó a toda clase de xenófobos y otras criaturas de esas, esa dimensión no era la única, y es probable (imposible saberlo desde acá, debido a todos los filtros que hay) que no fuera necesariamente la más importante. Recuerdo por ejemplo que en Francia cuando se votó en contra de la constitución europea, el tema de la inmigración practicamente no estaba presente, ni siquiera apareció mucho en el poco convincente intento de recuperación del debate por parte del Frente Nacional. Varios de mis amigos allá estaban apegados a la idea de que Francia conserve una cierta autonomía debido a diferentes razones. Recuerdo en particular a un colega sindicalista que me decía que muchos de los progresos sociales y regulaciones que habían alcanzado en Francia los iban a tener que renegociar en el contexto de una Europa mucho mas liberal, y en contra de lobbies multinacionales mucho mas ricos y mejor preparados que los que habían enfrentado en el marco nacional.

Sobre todo, lo que me pareció mas raro con el Brexit fue ver al ala “progresista” reciclando el mismo tipo de argumentos que el campo ultraliberal usa regularmente en contra de cualquier decisión política que vaya en contra de la ortodoxia y el status quo, que consiste en pintar un cuadro apocalíptico si se toman medidas “populistas” en contra de la opinión de los “expertos” (i.e. aumentar el salario minimo, volver la semana de trabajo de 35 máximo horas, salario universal garantizado, etc, etc, medidas “irracionales”).

En otras noticias, la visión del universo silicon-valley-esca alcanza niveles de hubris caricaturales con este llamado de YCombinator a arreglar “las ciudades” (presume uno que usando la misma mecánica que usan para fundar start-ups). Como si “la ciudad” fuera un tema en el que nadie nunca hubiera pensado antes, o que hubiera sido pensado unicamente por personas incompetentes y controladas por toda clase de intereses e impulsos conservadores, o, en todo caso, mucho menos inteligentes que los creadores de cosas como Snapchat.

No comments yet.

Leave a Reply

Powered by WordPress. Designed by Woo Themes