The Book Of The New Sun, de Gene Wolfe

Hay una técnica que usan algunos autores, no sé si tenga nombre, que consiste en omitir partes importantes de una narracion para luego amplificar con esa sensación de vacío otras emociones en el lector. Por ejemplo, H.P.Lovecraft muchas veces va contando sus historias con mucho detalle para, al momento crítico en que el personaje se encuentra con un ente horripilante, dejar al lector sin una descripcion precisa de la monstruosidad en cuestión. El genio de Lovecraft consiste en transformar lo que en otras manos sería un final frustrante y anti-climático en un final satisfactorio gracias a la sensación de vertigo ante lo horriblemente indescriptible.

Mientras en los mitos de Cthulhu el lector conoce bien el universo del cuento y cómo encaja en éste el protagonista, sin conocer los detalles precisos del objeto de la historia, en la serie de The Book of The New Sun ocurre todo lo contrario: el lector cuenta con una crónica detallada de lo que ocurre, sin llegar a entender del todo el mundo en el que se desarrolla la acción. No es que sea algo poco frecuente al comenzar una novela, sobre todo de ciencia ficcion, pero en éste caso el lector se ve obligado al cabo de algunos capitulos a renunciar a entender el funcionamiento del mundo en cuestión, sin que ésto se convierta en un problema para disfrutar el libro. Obviamente, como en Lovecraft, hay toda clase de pistas y descripciones fragmentadas, que en este caso hacen de la parte escondida del escenario un componente fundamental de la historia.

[edit: algunos lectores críticaron esta entrada por no contar nada del libro]

La trama del libro gira alrededor de Severian, un miembro de una orden de torturadores en un planeta que se presume es el mundo real pero en un futuro muy lejano. La orden de los torturadores se encuentra en una citadela al interior de la capital de un imperio gobernado por el Autarca. Severian es explusado de la orden al ayudar a una aristocrata enviada a la tortura por el mismisimo Autarca y, claro, termina metido en una conspiración en contra de éste último (aunque sin mayores motivaciones reales).

Aunque, como ya explique, el contexto nunca es explicado de manera precisa, se llegan a entender algunas cosas. El Autarca gobierna una imperio que es la sombra de lo que alguna vez fue una civilización suficientemente avanzada para intentar dominar el resto del universo, pero que ha caido en decadencia, retrocediendo al oscurantismo. Tecnologicamente el mundo también ha retrocedido, aunque alguna tecnología avanzada parece seguir existiendo, al tiempo que la gran mayoria de la gente vive como en la edad media. Se entiende por ejemplo que los viajes inter-espaciales siguen existiendo, aunque probablemente solo están disponibles para la aristocracia. Dichos viajes se realizan por medio de una tecnología de “espejos” de la cual nunca se sabe mayor cosa. En el pasado, muchas especies extra-terrestres (cacogen) fueron importadas al planeta entre otras cosas para ser usados militarmente en contra de unos seres casi-sobrenaturales creados posiblemente por medio de bio-tecnologia y ahora fuera de control.

La historia es contada en primera persona por Severian, en un estilo lleno de alegorías y de verdades a medias.

Recomendado, ciencia ficción de la muy buena.

No comments yet.

Leave a Reply

Powered by WordPress. Designed by Woo Themes