Criticando al profesor Cuero

En Colombia es casi imposible criticar el trabajo de alguien sin que eso se considere un ataque personal con motivos oscuros. Al que critica se le achacan los peores sentimientos, principalmente la envidia. Los argumentos originales son excluidos del debate y todo queda reducido al asunto de “usted quien es para criticar”. Ver por ejemplo esta columna de antología de María Isabel Rueda, con respecto al asunto del profesor Cuero.

5 Comments