Educación

¿De dónde habrá salido esa idea tan repetida según la cual la educación es el vehículo fundamental para la emancipación de la humanidad, cuando en realidad el papel fundamental de la educación es el de condicionar a la gente para que acepte una vida cotidiana que fundamentalmente está en contra no solo de sus impulsos naturales sino también de su felicidad?

Pasando a otro tema, el otro día fui a la asamblea del comite local de Quebec Solidaire, el único partido de izquierda de la provincia (y que, como tal, es considerado previsiblemente como de extrema izquierda). Terminé inscrito en el comite de coordinación. Tengo la impresión de que ese tipo de actividades de implicación ciudadana, por llamarlas de alguna manera, son conducidas generalmente por personas “de una cierta edad”. La razón obvia es que los pensionados tienen más tiempo libre, pero yo sospecho que también tiene que ver con mi hipótesis de que, contrario a la sabiduría popular, el espíritu de progreso colectivo encuentra su apogeo en la calma de la vejez mientras que el militantismo de la juventud proviene muy frecuentemente del placer primario de la confrontación así como de la voluntad de adquirir esa forma de poder que es la de redefinir las reglas del juego.

5 Comments

  1. Aleyda
    April 17, 2016 #

    Yo no estoy segura de lo que voy a decir pero esto debe ser culpa de algún filósofo, por ahí de los de la tradición escolástica, de los de la negación y desprecio al cuerpo, cultivo del espíritu, represión de los deseos, vida contemplativa. La renuncia y la disciplina como camino a la felicidad o a la consecución del bien moral. El reinado de los “débiles” y de la razón. Al fin y al cabo esos se inventaron la educación como institución ¿no? También se inventaron los escritorios, de ahí que sean padres de otro de los mecanismos de control social a gran escala: la vida de oficina.
    Muy de corte Nietzscheano tu pregunta, se nota que has estado leyendo “Así habló Zaratustra” 😛
    ¡Saludos desde Colombia!

  2. sergio
    April 17, 2016 #

    Si, se necesita muchisima educación para que uno termine metido en una oficina toda la vida. Pero no, no he estado leyendo el Zaratustra ultimamente, toca dosificarlo

  3. Andrés Villaveces
    April 18, 2016 #

    Y complementariamente, muchas de las escuelas que han producido pensadores realmente independientes han enfatizado la salida al aire libre, han ido en contra del exceso de escritorio. Pienso en los matemáticos rusos (de la generación de Kolmogorov, Alexandrov) que enfatizaban las caminatas largas con nado en el río y camping – organizaban esas salidas con alta frecuencia e iban formando a sus estudiantes en el idear matemático mientras caminaban (a buen ritmo, por montañas). O sencillamente la idea (no sé qué tan precisa) de la escuela peripatética.

    Pero claro, esto no hace más que subrayar el argumento original: la mayoría de la “educación” es un condicionamiento para trabajadores de escritorio – y como dice Aleyda, inventado por personas no muy amigas de su propio cuerpo.

    Se supone que la etimología de educación es ex-ducere, o sea “conducir hacia fuera”, sacar del encerramiento a un niño o a un joven, y permitirle salir al mundo. La mayoría de lo que llaman “educación” parece lo contrario: cómo amaestrar niños para que se aguanten estar encerrados. Debería llamarse inducación o algo así.

  4. javier
    April 18, 2016 #

    La pregunta contiene la respuesta: presentar la educación como un motor de igualdad y desarrollo es una buena forma de vender lo que en realidad es un aparato de control social al servicio del statu quo.

  5. alfabravoteam
    April 18, 2016 #

    Educar es prolongar la cultura. Y ya. Eso tiene mil implicaciones pero me da pereza escribir acá sobre eso y creería que se sobreentiende.

Leave a Reply

Powered by WordPress. Designed by Woo Themes