Commodore 64

El primer computador que usé con algo de conciencia fue un Commodore 64. Uno de los multiples eslabones de la cadena evolutiva que transformó al ordenador primitivo en el aparato domesticado y aséptico que es hoy en día. El commodore 64 era una especie de teclado que se conectaba al televisor. No había mouse. Era posible conectarle una unidad de lectura de discos (Diskettes de 5.25 pulgadas. Dysan, por favor). Cuando uno prendía el Commodore lo primero que veía era unos mensajes informando que se disponía de 64 kilobytes de memoria (de los cuales 32 ya estaban siendo usados por el sistema operativo). Y luego uno se quedaba sólo en la linea de comandos.

Con Fidel nos la pasamos muchos fines de semana transcribiendo programas en Basic, sacados de libros que vendían en la Librería Nacional. A pesar de que ya iba muy adelante en el camino hacia su uso masivo en los hogares, el computador todavía se concebía antes que nada como una máquina programable. No se notaba mayor esfuerzo en disfrazar al computador de algo distinto a eso. Al usuario no se le trataba como alguién al que hubiese que proteger de las asperezas de una máquina abierta y compleja.

A cada cual sus nostalgias. Mi primer carro lo compré hace solo dos años. Es un mazda 5. Solo abro el capot para cambiar el líquido de los parabrisas, nunca se me ocurriría meterle la mano a nada más.

3 Comments

  1. Nelson
    March 14, 2012 #

    Mi primer computador fue esta calculadora. Se programaba en C. Comprada en 1993.

    http://www.rskey.org/CMS/index.php/7?manufacturer=Casio&model=PB-2000C

  2. j.
    March 15, 2012 #

    @Nel: ¿Programable en C! Qué poder.

  3. Fidel
    March 15, 2012 #

    No me imagino qué hubiera ocurrido si además del Commodore hubieramos tenido accesso a algún BBS. Nosotros nos quedamos en los libros, aquellos que participaron de los BBS intercambiaron mucha más información. Por ejemplo, nosotros nunca logramos hacer ‘sprites’ decentes que respondieran rápidamente al joystick, ni había a quien preguntar.

    Creo que algunos de nuestros juegos aun se encuentran en la casa de mis papás en algún Dysan.

Leave a Reply

Powered by WordPress. Designed by Woo Themes