Sobre el carro

Muy bueno este post de juglar del zipa sobre la ausencia de carro en su casa (ojo, la ausencia de carro, no “la falta de carro”, que es muy distinto). Me gustó la parte donde habla de esa ausencia de carro como otro elemento más de los que hacían de la suya una familia sui-generis, algo con lo cual me identificó un poco. Pero no voy a hablar de ese tema.

Yo también fui peatón radical, hasta hace unos tres años, cuando me fui a vivir a un sitio donde era imposible vivir sin carro. Ahora tal vez podría, pero se me complicaría la vida. La gente amiga del carro muchas veces siente como una agresión que se hable de lo insostenible que es el modelo de ciudad basado en el carro particular. Hace unos días escuchaba en la radio de derecha populista acá a los locutores diciendo que “en la vida real, nadie va a renunciar a su carro. Las familias van a tener dos, tres y hasta cuatro carros por familia, y eso está bien. La única manera de solucionar el problema es agrandando las autopistas y construyendo más parqueaderos”. Así tal cual, sin ninguna ironía.

Tener carro embrutece.

 

19 Comments