Viejos jugando petanca

En mi antiguo blog alguna vez escribí (hace tal vez como 10 años) algo sobre el juego francés conocido como petanque, familiar del turmequé y de todos los demas juegos que se basan en lanzar algun objeto a travez del aire, a una distancia respetable y donde la valía del contendiente se mide por su tino y capacidad de concentración bajo el estrés de la competición. (Ver la teoria del eterno retorno de Nietzche).

Cuando vengo del trabajo a la casa en el carro, a veces, para  ahorrarme un pequeño trancon en una avenida que hay, corto camino por unas calles de barrio. He observado que como a las 5:30 de la tarde hay con frecuencia un grupo nutrido de viejos y viejas jugando Petanque en una polvareda de un parque. Hartos, como 30. Eso no tiene nada de raro ni es digno de ser contado, excepto porque cada vez más me dan ganas de parar el carro, bajarme, y unirme a ese grupo de ancianos. Me imagino venciendo la incomodidad inicial para luego, con el tiempo, hacerme amigo de ellos hasta que finalmente pueda luego llegar a cualquier momento con frescura “qué? como van? quien va ganando?” “Que hubo, Therese, como van los nietos”, “hey, Jean Marie”.

Debe ser sintoma de soledad, o de quien sabe que.

No comments yet.

Leave a Reply

Powered by WordPress. Designed by Woo Themes