La satisfacción del deber cumplido

Sostengo que “la satisfacción del deber cumplido” es una expresión engañosa, que cumplir con las reglas (el deber) es algo que, en si mismo, nunca la ha proporcionado a nadie nada distinto de, a lo sumo, una intrascendente sensación de alivio. Mantengo que cualquier sensación de satisfacción que se le haya podido atribuir al cumplimiento del deber tiene su origen en algo distinto. Tal vez en el hacer algo bien hecho (la satisfacción del artista al producir una obra de calidad, del cientifico al producir un artículo valioso, del narcotraficante al llevar a cabo un proyecto bien planificado, etc), lo cual es algo que produce una sensación de  bienestar en si mismo, sin necesidad de validaciones exteriores, pero que no tiene nada que ver con el respeto de ninguna regla. Tal vez se confunda la satisfacción del deber cumplido con las consecuencias que tiene el deber cumplido (la imagen que los demás se hacen de uno, la estabilidad del orden social, etc). O puede que se trate del mismo placer que siente el asceta, el fakir al lograr forzarse a realizar actos extraordinarios contra si mismo y que no tiene en realidad nada que ver con el deber sino que se trata, como lo explica Nietzche, de una expresión degenerada de la voluntad de poder, encarnada en el dominio violento del asceta sobre si mismo. El caso es que, si se eliminan esas fuentes de satisfacción, cumplir con el deber no es fuente de ninguna sensación de la cual valga la pena decir algo.

Creo que en eso radica el genio del cristianismo, al proponer no el deber sino el amor como principio rector. Por supuesto, el amor es algo mucho mas complicado que el deber, no se puede capturar en unas cuantas formulas y reglas, exige un esfuerzo personal que tiene que ver con la honestidad de cada quien consigo mismo.

Cualquier discurso que hable de “derechos” y “deberes” debe ser tratado con la mas alta desconfianza. Se trata seguramente de una falsificación, de una estafa.

9 Comments

  1. Juan David Vélez
    July 16, 2015 #

    Sostengo que está muy bacana. Y sostengo que la tuve que leer dos veces por mis problemas para comprender, pero la segunda vez la entendí toda. Bueno, no todo, la parte de que es una estafa no he entendido bien, por ahora todas las palabras de ese último parrafo están en mi cabeza como un rompecabezas al que no le ha llegado la hora de ser armado por mi. Que pena usar una metafora sacada de la afición a los juegos de mesa, afición que entre otras cosas yo no cultivo pero que uso para expresar lo que siento en mi interior.

    De verdad sostengo que me gustó mucho la entrada.

    • sergio
      July 16, 2015 #

      Muchas gracias.
      No explicaré el último parrafo, lo dejo para los hermeneutas

  2. Ana María Mesa
    July 17, 2015 #

    Estoy de acuerdo. ¿La estafa es porque le están metiendo a uno gato por liebre en el sentido de que parece satisfacción pero es culpa?

  3. Juan David Vélez
    July 17, 2015 #

    En el negocio de fotocopias cercano a la escuela de artes marciales orientales donde domo mi espiritu aquí en mi ciudad, pusieron esta entrada en la pared, al lado del texto “si volviera a vivir” de Borges, me dio mucha emoción ver esta entrada ahí. Una persona al lado mio que estaba fotocopiando un texto de mercadeo estaba muy entretenida leyendo, estaba casi ido. Lo leyó solo una vez y asentía con la cabeza cada tanto.

  4. Juan David Vélez
    July 17, 2015 #

    Pero cuando más asintió el señor fue al final, leyó el último parrafo rápido y casi se desnuca de lo duro que movió la cabeza para asentir con ella, me parece que masculló “ese último parrafo es simplemente perfecto y hace mucho no leía una cosa más cierta que ese último parrafo, aunque en general toda la entrada me pareció muy buena”.

  5. Ana María Mesa
    July 17, 2015 #

    Jajaajajaja

    Yo la puse en mi escritorio entre el vidrio y la madera al lado de otra que empieza “tus hijos no son tus hijos, son hijos de la vida y del destino”, que aunque no me sale me gusta mucho.

    • Juan David Vélez
      July 18, 2015 #

      Uy Ana, que nota, yo viví en la casa de mi abuelo siempre con mi mamá y mis hermanos, él tenía escritorio de madera con vidrio y con textos entre el vidrio y la madera. Me hiciste traer a la memoria ese recuerdo olvidado, el hombre se murió hace ya 16 años. El man fue gran parte de ese role model que uno se arma a si mismo para si mismo. (que le hacemos pues si esa expresión me parece clarisima y buenisima).

      • Ana María Mesa
        July 18, 2015 #

        La mía con escritorio de madera y vidrio encima era mi tía Ángela que ya se murió. En serio tenía esa de tus hijos no te pertenecen y otras. Seguro esa que tú dices también y esta la hubiera puesto. Al lado del Desiderata.

  6. sergio
    July 18, 2015 #

    Maduren pues! Por eso el pais esta así, uno queriendo hacer filosofia humildemente y viene gente envidiosa a sabotear…

Leave a Reply

Powered by WordPress. Designed by Woo Themes